Publicado el Deja un comentario

TIENE TELA LA BOLSA DE CULINARIUM

La huella residual media de plásticos, generada por cada vez que vamos a compra a las grandes superficies, suma unos 2.500 años de vida en desperdicios. Este material generado a partir de un complejo proceso químico, pero muy económico y útil para la industria, tiene diferentes periodos de desintegración dependiendo de su composición molecular. Por ejemplo, las botellas PET de agua o refrescos que comúnmente compramos en los supermercados, se desintegran completamente sin dejar rastro en la naturaleza en unos 1.000 años. Los tetrabriks demoran unos 30 años y las latas de aluminio aproximadamente unos 10 años, desde que el óxido las cubre totalmente hasta que desaparecen. Además de una de las grandes damnificadas, ya que es fácilmente sustituible por otras producidas de materiales biodegradables, y otros reutilizables y cero contaminantes. No son otras que las famosas bolsas de plástico.

Sabedores de la problemática, no es de extrañar la unión de Culinarium y Imperfectus; dos proyectos con terminaciones de declinaciones latinas y con una gran concienciación en términos de sostenibilidad. En esta nueva era, con una clara guerra declarada en contra del plástico es vital la importancia de los actores que cooperamos y luchamos por un mundo limpio de desechos del tipo que sean.

Actualmente, ya existen variables en las clásicas bolsas de plástico, las de toda la vida. De hecho esta afirmación es tan contradictoria como errónea. No es hasta principios de los años 80 cuando se instaura definitivamente en Europa este material en detrimento de la bolsa de tela. No es hasta las últimas décadas que hemos naturalizado el uso hasta el punto de doblarse su producción cada 15 años desde su industrialización sobretodo en EEUU hacia el 1950. Los supermercados han estado siempre en el punto de mira, en cuanto hablamos de este tema tanto delicado. Muchas de las grandes empresas alimentarías se han posicionado en teoría claramente a favor de esta reducción, que tiene que acabar con la eliminación de los plásticos desechables en julio del 2021. ¿Pero qué pasa en la práctica? ¿Quién no ha visto en los estantes de nuestro supermercado de confianza abuso en el uso de materiales contaminantes y no reciclables? ¿Cuántas veces nos hemos replanteado este exceso de residuos y hemos actuado para cambiarlo?

Desde Imperfectus aprovechamos para recomendar y aconsejar, que una apuesta por alternativas limpias y sostenibles como la que nos presenta el equipo de Culinarium, se posiciona como una gran y buena opción para combatir el derroche de plásticos. Desde su proyecto solidario con el medio ambiente han diseñado las siguientes bolsas para hacer la compra, totalmente reutilizables y ecológicas, ya qué están elaboradas a partir de materiales naturales.

Para adquirir el producto solo hace falta que lo pidas en su página web: BOLSA PARA LA COMPRA ORGANICA y PACK 2 BOLSAS ORGANICAS MEDIANAS

¡Trabajando juntos, podemos construir un futuro más sostenible!

Si te ha gustado este artículo…¡Déjanos un comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *