Publicado el Deja un comentario

BLACK FRIDAY

BLACK FRIDAY

Parece estar por todas partes, en carteles, en el móvil, en los vídeos.
Se produce una histeria colectiva. El cerebro está lo suficientemente estudiado por el neuromarketing como para saber que cuando compramos se activa el sistema de recompensa de este y liberamos dopamina: Hormona que genera placer. Nos sentimos bien, nos levanta el ánimo, nos genera satisfacción. Y las marcas juegan con eso constantemente, son capaces de vender la sed cuando sobra el agua, nos la bailan. El Black Friday es un día donde esta táctica se multiplica por mil y todos nuestros sentidos parecen estar pendientes de ello. Miremos como en está gráfica se comparan las búsquedas de Black Friday (en azul) y de Medio Ambiente (en rojo) en Google en los últimos siete días:

Te contamos otras formas de generar la segregación de dopamina:

– Evita el consumo de azúcares procesados → Causan adicción y las sustancias adictivas afectan a la segregación de dopamina.
– ¡Sueltate el pelo y a bailar! → Ponte tu canción favorita y disfruta de ella.
– Coopera con los demás → Estudios de imágenes cerebrales han estudiado que ayudar a los demás nos genera una profunda satisfacción.
– Muestra gratitud → Hay estudios que demuestran que las personas agradecidas son más felices.
– Disfruta de las pequeñas cosas → La vida está llena de momentos buenos que pasamos de largo.
– Descansa bien → Duerme entre 7 y 8 horas.
– Frena al estrés y relativiza → La vida está llena de sorpresas

Los nombres otorgan poder y en este caso viernes negro tiene un nombre curioso: Unos dicen que está ligado al departamento de policía de EEUU que empezó a llamar viernes negro a momentos concretos donde había compras masivas, otros porque es el día después de acción de gracias, otros que es un invento de Marketing. Cuando hay muchas teorías es que ninguna es del todo cierta o incierta del todo. Analizándolo no parece un nombre positivo, ya que cuando se le atribuye el color negro a un día no suele siginificarse nada bueno. Guerras, crisis, calamidades, catástrofes, incendios, hasta ahora siempre ha sido así, entonces ¿Por qué es negro? ¿Y por qué es viernes?
El negro es la falta de luz, es oscuridad y es aprovecharse de los bajos costos pero… ¿hasta qué punto deja de ser sano? ¿En qué momento se ha convertido en una necesidad?

Antes de comprar algo pregúntate si de verdad lo necesitas, hazlo en los pequeños comercios y con unos principios sostenibles y de trabajo justo, elimina o reduce al máximo las bolsas de plástico y los envoltorios y emplea todo el tiempo que puedas en verdaderos placeres.

Hazlo si quieres, pero no entregues demasiado sentimiento, demasiada pasión, demasiada histeria, hazlo de una forma natural.

– Violeta Gómez (Redactora de Imperfectus)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *