Publicado el Deja un comentario

10 TIPS PARA UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Tener una alimentación saludable es fundamental para asegurar el normal funcionamiento de nuestras habilidades cognitivas y físicas.

Lo más importante de comer bien no es estar en forma sino sentirte bien contigo mismo y que tu organismo reciba todo lo que permite su óptimo funcionamiento, tanto en el día a día como a largo plazo. Lo ideal es crear hábitos perdurables que transformen la calidad de vida sin privarnos del placer y la vida social que la comida siempre supone para nuestra cultura.

La fatiga suele ser un condicionante a la hora de elegir qué comer: hacer la compra, cocinar, permanecer de pie mientras se prepara, a veces nos impiden resignarse las mejores opciones en función de las más sencillas. Argumentos como «no tengo tiempo para cocinar», «no sé cocinar» o «comer sano es caro», también son excusas que nos damos.

1. Fijate unos horarios para tus comidas:

Lo mejor es que puedas respetar horarios para las cuatro comidas principales del día. Marcar estos momentos y respetarlos será un gran primer paso para empezar a ser más saludable.

2. Mastica lentamente

No es una carrera, para digerir correctamente los alimentos debes masticarlos durante un tiempo considerable. Además, te sentirás saciado más rápido y, poco a poco, notarás que las porciones se hacen más pequeñas.

3. Incorpora frutas y verduras

Lo ideal es consumir tres piezas de fruta al día y completar TODAS las comidas con una porción de vegetales frescos. Los productos de temporada siempre son los más frescos y baratos.

4. Elige productos lácteos ecológicos

No se trata sólo de comer bien, sino de controlar lo que se ingiere y elegir los mejores alimentos. Leches, quesos y yogures de vacas que han pastado libres por los campos nos ayudan más efectivamente a absorber todos sus nutrientes y ayudan a mantener el peso correcto.

5. Consume productos con grasas «buenas»

No todas las grasas son malas. El aceite de oliva, los frutos secos, el abogado, etc. son grandes proveedores de energía que nuestro cuerpo merece incorporar. Estos nos ayudan a regular nuestras hormonas y acelerar el metabolismo.

6. Come pescado

Una cuenta pendiente para la mayoría de nosotros. Lo recomendable es que comas pescado 3 o más veces por semana, pero todos sabemos que cuesta incorporarlos a la dieta, así que podemos empezar con una vez por semana, y aumentar la frecuencia progresivamente.

7. Consume carnes bajas en grasas

Puedes comer pollo y cortes magros de carne de vaca. Aportan las proteínas necesarias para aumentar tus reservas de energía y combatir el cansancio. Lo ideal es consumirlas en la comida.

8. Bebe mucha agua

Lo recomendable es que sean, al menos, 2 litros, repartidos a lo largo de toda la jornada. Si son más, mejor. Recuerda que los zumos envasados ​​y las gaseosas son muy azucarados y altos en calorías y no entran dentro de este punto.

9. Haz ejercicio

El complemento necesario de un plan de alimentación de éxito es el deporte. Lo ideal es que puedas hacerlo 4 veces por semana y durante unos 40 minutos, siempre que tu estado de salud te lo permita. Si no tienes tiempo de practicar deporte, aparca el coche y ve a hacer la compra andando, pequeños detalles como estos marcan la diferencia.

10. Decide con tiempo

Si elegimos que comer cuando tenemos hambre, el margen de romper el plan de alimentación es muy alto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *